miércoles, 13 de enero de 2016

Decepcionante

Dice mi @_Peich:
"¿Por qué hay tantas mujeres machistas?
Explicadme."

Hay muchas mujeres machistas, muchas, y lo transmiten. De madre a hijo, de madre a hija. Por twitter, por facebook, por cualquier medio.
A veces el machismo es juzgar a una mujer por cualquier cosa. En la mente de un machista, cualquier acción llevada a cabo por una mujer es digna de escrutinio o de tutela, como si fuera eternamente una niña pequeña. Hoy mismo es un tema de conversación en las redes y las teles que  Carolina Bescansa llevase a su hijo al Parlamento.
El machismo ha consistido -en lugares como en el que vivo- en ejercer un control brutal sobre la vida de las mujeres. Esperar aprobación, pedir permiso, justificar cualquier acto que tenga que ver remotamente con una decisión tomada más o menos al margen de la convención da poder a los que juzgan y quita libertad a la mujer que es, de este modo,  eternamente menor de edad. 
Se invoca un mandamiento no escrito en el que la maternidad tiene una reglas sagradas e inamovibles. Las pusieron curas y personas respetables. Tiene sus tiempos y sus espacios, que cumplidos escrupulosamente, te convierten en una madre de verdad. Tal vez es que una madre-política parece que ha de esconderse para serlo y hacer como hacen los políticos varones, que no suelen dejarse ver con sus hijos. Eso sí, si ellos lo hacen, consolidan su rol de padre protector, de hombre sólido.
Una mujer con un niño lactante es noticia y no debiera serlo. Cuantos hoy dicen  que es postureo han caído en la trampa de juzgar a la mujer en cuestión como si su mente y su vida hubieran de ser un procedimiento estándar. No creo que sea tan difícil pensar que ella, (que hoy es Bescansa, pero que puede ser cualquier otra), simplemente, tiene sus razones, y que son válidas. Debemos creer en nuestra capacidad, empezando por normalizar nuestras vidas, que son tan diversas como nosotras. ¿Queremos o no liberarnos? Pues dejemos de despellejarnos entre nosotras, que eso, queridas, es un juego muy tóxico y muy antiguo.
(Yo diría, Peich, que es un problema educativo, porque otra explicación no le encuentro...)

13 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. Siendo de Podemos, me es fácil defender el gesto de reivindicación feminista de mi compañera Carolina. Estoy convencida de que hay actitudes y proyectos de cambio verdadero, de raíz, de forma de pensar y vivir. Si hay algo educativo en ese gesto, que valga. Las críticas sólo demuestran que hay mucho por enseñar aún.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Olga, Mucho por enseñar, sí. Me gusta lo que dices sobre el cambio verdadero. Creo que llegará antes de lo que muchos creen. Un saludo ;-)

      Eliminar
  2. Cuánta educación de la buena, de la auténtica necesita este país...pais...pais

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, uf, uf... muchísima educaión de la buena... <8>

      Eliminar
  3. Claro! El mejor ejemplo lo dan las "señoras" del PP, como la vicepresidenta Soraya, trabajando hasta el momento de parir y a los dos días vuelta al trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé lo que se siente al hacer eso. Desde luego es una forma muy diferente de verlo y en cualquier caso, es una decisión personalísima. Gracias por entrar, un saludo.

      Eliminar
  4. Claro! El mejor ejemplo lo dan las "señoras" del PP, como la vicepresidenta Soraya, trabajando hasta el momento de parir y a los dos días vuelta al trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Un día dejaremos de juzgarnos. Seremos libres e iguales. Cada cual hará lo que considere oportuno sin más límite que el respeto a los demás. Espero que esto ocurra en este universo y no en uno paralelo. Ya va tocando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo espero yo, y la verdad, se me está haciendo largo... Un saludo ;-)

      Eliminar
  6. Yo lo he criticado, Angélica, y no me considero en absoluto machista. Me ha parecido una utilización del bebé totalmente innecesaria. Me gustaría saber cuántas trabajadoras de este país, pueden hacer lo que ella ha hecho. Cuántas empresas permitirían que una trabajadora acuda a tomar posesión de su puesto de trabajo acompañada por su bebé?
    Lo siento, pero para mi ha sido postureo para salir hoy en todas las portadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de los grandes logros del patriarcado ha sido que las mujeres nos juzguemos muy duramente unas a otras, que no seamos lo bastante generosas como para pensar que si una mujer toma decisiones -dentro de la legalidad y al margen de su filiación- no debe buscar aprobación ni las demás tenemos derecho a dársela ni a quitársela. No entiendo el linchamiento, lo siento.

      Eliminar
  7. El machismo venga de donde venga ( hombres o mujeres) siempre viene avalado por un sistema patriarcal que lo apoya, lo aplaude y lo sustenta. Las mujeres que, a pesar de la discriminación que ello supone, siguen siendo machistas lo son porque pueden y tienen detrás la aprobación y la fuerza de una sociedad que todavía, desgraciadamente, no rechaza y actúa (educación, leyes..) para que esto se vea como lo que es, una arbitraria concepción del ser humano, sexista y de poder. Si hace décadas, nuestras madres y abuelas eran "machistas" no respondían nada más que a un mandato de un "establishment" que las utilizaba como garantes de ese sistema. Sus armas, sus aliados para luchar contra esto eran prácticamente nulos. Ahora somos muchos los hombres y mujeres feministas que sabemos que merece la pena y debemos luchar por la igualdad. Por eso desde hace años no consiento, ni en mi entorno ni en lo que pueda influir, un acto, comentario o situación machista que pueda detectar. No debemos tolerar ese tipo de comportamientos vengan de donde vengan. Es verdad que viendo el percal parece casi una utopía. Está claro que no va a ser fácil. Si cada vez somos más (familia, colegios, medios de comunicación...) algún día lo haremos posible. Ojalá. Un beso, Angélica ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo lograremos. Rendirnos, nunca. Un beso, querida ;-)

      Eliminar