miércoles, 11 de marzo de 2015

Los galones

Aprender del error es el primer paso de una solución. En el caso de Zaida Cantera, la Comandante Zaida Cantera, hubo, por parte de los mandos militares y por utilizar una expresión de Irene Lozano, de UPyD, empatía con el acosador, esto es innegable. El ministro Morenés se ha ofendido. A él no le deben haber acosado nunca. A mí, sí. Y le puse coto, claro, y que fue leve, también. Y allí donde se halle mi acosador, le deseo una buena ración de tormentos medievales. Pero supongo que muchas mujeres que me lean también lo habrán sido en mucha mayor medida que yo, y puede ser que hayan desarrollado estrés postraumático, que hayan perdido trabajo y amistades o todas las respuestas anteriores. La víctima, señores, es la única importante en un caso semejante. Apoyarla es capital. En este caso los fallos en la aplicación del procedimiento, del sistema que permite una cuota de poder a una persona que es delincuente sentenciado propicia el abuso. Y Zaida Cantera es comandante ¿y la tropa? Los galones, los galones... Hay que estar hecho de algo que desconozco para plantarte en un tribunal y acudir a la desmemoria, o simplemente dar por supuesto que la víctima miente. Los galones. Y sigo pensando y me voy al asunto de Nevenka en Ponferrada, en el pasteleo de esa alcaldía, en las muy dudosas decisiones de algunos políticos que -opinión personal- nunca más debieran estar en la cosa pública. El acoso es algo que se tapa dentro y fuera de la vida militar.

Siento mucho lo de la comandante, parece una persona valiosa, creía en esa vida que eligió. Y siento mucho que tengamos este ministro. Hoy ha perdido la oportunidad de demostrar que el ejército no es tan rancio como nos han contado padres, hermanos y compañeros. También ha perdido la oportunidad de parecer humano, en esta época en la que todo es abrazar ancianos y niños con la cosa del voto. Y como soy muy cebolleta, también me acuerdo de Trillo, que con un asunto como el del Yak 42 ha terminado embajador en London. A Morenés le va a ir bien cuando salga del gobierno, presumiblemente. A la comandante también. Porque se acaba de ganar una medalla con distintivo rojo. Esa se la ponemos entre todos, por el valor demostrado en acto de servicio. Los delitos sexuales, esos que se invocan siempre cuando se quiere navegar hacia la cadena perpetua también incluyen los delitos de acoso. En el ejército americano cifran en 70 (2013) las agresiones diarias. Les recomiendo que vean "La guerra invisible" sobre este particular.
En EEUU no se ha conseguido que haya un camino judicial diferente para los soldados al de la cadena de mando. Mientras tanto, los galones ¿quién los lleva? Quizá ese sea gran parte del problema.

5 comentarios:

  1. Oeri ¿Qué se puede esperar del Minitro Morenés,, vendedor en su anterior "trabajo" de minas anti.persona? Que se jubile y juegue al golf y no a los petardos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha lucido. Acabará con un retiro dorado...

      Eliminar
  2. Lo de la Comandante Cantera (ojo, ¡Comandante!) es terrible, y me cuesta mucho entenderlo. De verdad que llegué a creerme que el ejército había cambiado, y que el machismo había quedado en lo que es en la sociedad en general: bravuconadas, actitudes y agresiones más o menos frecuentes, pero nunca impunes. Está claro que me equivoqué...
    Hoy más que nunca tiene sentido la celebración del Día Internacional de la Mujer, al que dedico mi último post. Sigamos luchando, no nos queda otra.

    ResponderEliminar